Fabián Cuéllar, talento de exportación 

Un 21 de junio de 1985, la capital huilense daría luz a un talentoso futbolista que dejó huella en su tierra. Representándola a nivel internacional.

A puertas de cumplir sus 35 años el ex futbolista profesional en la actualidad trabaja en las Divisiones Menores del Atlético Huila, formando parte de la plantilla de entrenadores del club Juventud Huila. Su enseñanza y experiencia son primordiales para que muchos jóvenes huilenses logren el sueño de ser futbolistas profesionales.

Sus Inicios

Mayor de 6 hermanos, nacido en Neiva y criado en el barrio Enrique Olaya Herrera, Fabián Andrés Cuéllar Trujillo logró cumplir su mayor sueño y el de toda su familia, ser futbolista profesional.

Desde los 5 años ya jugaba torneos en su barrio dando señales de lo que sería el inicio de una gran etapa en el fútbol, de esa forma y sin bajar el ritmo pasaban los años y su talento era más notable.

“La situación económica en casa era difícil, pero gracias al apoyo de mi padre Fabio Cuéllar, de mi mamá Nelci Trujillo, de mis tíos y toda mi familia en general, disfruté de jugar fútbol, de ir a los entrenamientos, de tener lo básico para practicar este deporte, fue una infancia dura, pero gracias al apoyo de todos siempre tuve la oportunidad de tener lo mínimo para formarme como futbolista”, resaltó Fabián Cuéllar.

Fue así cómo este joven volante empezó a destacar en las escuelas de fútbol en su ciudad. El club de fútbol Leche El Trébol y Utrahuilca F.C. fueron los que principalmente formaron su talento en la adolescencia, pues el jugador destaca que de allí y gracias al apoyo de los entrenadores que tuvo en aquellos clubes, logró dar el gran salto a la Selección Huila que sería primordial para iniciar su carrera profesional.

“En mi adolescencia tuve entrenadores como el profe Noel Sepúlveda, William Correa, Luis Eduardo Pardo, Lucho Medina, quienes fueron los que me formaron en mi etapa adolescente, antes de pertenecer a la Selección Huila”, manifestó.

Su Debut

En septiembre de 2004, con procesos en la selección del departamento y 1 año de experiencia en las inferiores del Deportivo Cali, el técnico Félix Valverde Quiñonez pondría toda su confianza en el volante y lo pondría a debutar en el Atlético Huila, cumpliendo así el sueño a toda su familia y dando el primer paso a lo que sería el inicio de su carrera.

 

“Con la Selección Huila en el año 2003 vamos a jugar un zonal a Cali, en donde tengo la oportunidad de conocer a Oscar Torres quien me vio jugar y empezó a tener un interés en mí, estando en Neiva se comunica conmigo, proponiéndome presentar unas pruebas en el Deportivo Cali ya que él era socio del equipo y quería empezar a representar jugadores. Acepté, viajé a Cali, a los 15 días de hacer las pruebas me piden documentación para hacer parte de las divisiones menores y me quedo 1 año. En junio de 2004 Oscar me busca una prueba con el equipo profesional del Atlético Huila, llegué a probar, afortunadamente desde el inicio marqué la diferencia y es donde el DT Félix Valverde Quiñonez me da la oportunidad de quedarme, paso las pruebas y en septiembre del 2004 debuto como futbolista profesional, que sería la bendición más grande que he tenido en mi vida”, dijo.

Carrera Profesional

Cuéllar hace parte de la nómina ‘Opita’ hasta el año 2007, temporadas donde lograría clasificar por primera vez a unos cuadrangulares finales en el año 2005, y hacer parte de la nómina que disputó la final frente a Atlético Nacional en el año 2007, logrando un subcampeonato.

En julio de 2007 da un salto fuera del país, integrando la plantilla del Monagas de Venezuela, en el año 2008 regresa al Atlético Huila para en junio de 2009 volver a mostrar su talento fuera del país, esta vez a la primera división de Chile llegando al Club Santiago Morning.

En el año 2010 de nuevo en suelo colombiano, pero esta vez lejos de su tierra natal, Héctor Quintabani lo incluyó en sus filas para hacer parte del Deportivo Pereira, Club en el cual formó parte hasta junio de 2011 donde partiría una vez más a suelo extranjero llegando a la Paz F.C.

Su aventura fuera del país continuaría en el año 2013 donde forma parte del equipo campeón continental C.S. Cienciano de Perú, en el segundo semestre del mismo año juega en México en el Club Alebrijes de Oaxaca con el cual logró el subcampeonato de la Copa MX, y pasó en el año 2014 al Atlético Irapuato, allí pondría fin a su carrera.

Falta de oportunidades

En el 2015 y tras 11 años como profesional, el huilense toma una de las decisiones más difíciles de su vida, dar fin a su carrera como futbolista.

A los 30 años edad, Fabián Cuellar tras quedarse sin club, sin representante y sin oportunidades de jugar en un equipo profesional, da un paso al costado en lo que tal vez era el mejor momento de su carrera.

“Siempre quise regresar al Atlético Huila, siempre quise retirarme en el club de mi tierra, pero lastimosamente nunca se dio por falta de apoyo de que creyeran un poco más en mí, porque a pesar de mi edad yo me sentía con muchas condiciones para jugar fútbol, cuando llegué de México llamé al profe Virgilio Puerto para que me diera la oportunidad de regresar al equipo pero lastimosamente no se dio, siempre quise estar, siempre, me motivaba mucho jugar aquí, y creo que en este club tuve los mejores momentos de mi carrera”, manifestó.

A pesar de su obligado retiro y de la falta de oportunidades una vez regresó de México, el ex futbolista resalta que jugar 11 años en el fútbol profesional fue la mejor experiencia de su vida, y no deja dudas que su momento más lindo en su etapa como profesional, fue pisar grama huilense, vestido de ‘Auriverde’ y representar al Club Atlético Huila con orgullo en cada competencia.

“Me motivaba mucho estar en mi tierra, en mi casa, con mi familia, la gente siempre valoró mucho mi esfuerzo, mi trabajo, mis condiciones, mi talento, creo que fue algo que nadie me reprocha y estoy seguro que la gente aquí en mi tierra me reconoce porque siempre di el 100 por ciento siempre mi rendimiento fue el mejor a pesar de las adversidades, nunca olvidaré a la gente coreando mi nombre para que el técnico me entrara al campo, les daba mucha alegría verme y eso me lo gané a pulso, siempre fui un gran profesional, no tuve problemas extra futbolísticos, y quedo al final muy feliz de jugar 4 años lindos en el Atlético Huila y de ahora ser entrenador de las divisiones menores,” contó.

Juventud Huila

Fabián Cuéllar en la actualidad es uno de los grandes refuerzos en la plantilla de entrenadores con los que cuenta Juventud Huila F.C. El ex futbolista dirige varias categorías del club, desde los más chicos hasta los mayores. Imponiendo su ideología, su experiencia y su esfuerzo a diario para de esa forma aportarles a los jóvenes vinculados al club, la forma como se trabaja y se lucha para ser futbolista profesional.

“Me motivó seguir vinculado al fútbol, motivar a esos niños con sueños con base a nuestra experiencia, poder trabajar con ellos para mostrarles el camino correcto, por esa razón entre al club Juventud Huila F.C. y por el cual sólo tengo palabras de agradecimiento con Paola Mora y Javier Calderón quienes son los dueños del club y con los cuales se hizo el convenio con el Atlético Huila y son los que nos dan la oportunidad y llevarle toda nuestra experiencia los muchachos”, dijo.

Fabián Andrés Cuéllar Trujillo, un claro ejemplo de esfuerzo, dedicación, talento, disciplina y mucha constancia para lograr el gran salto al profesionalismo representando el talento huilense en tierras ajenas, y exponiendo se experiencia a niños y jóvenes para motivarlos diariamente, a cumplir sus sueños en el fútbol.

“Lo único que le puedo decir a los niños es que no se rindan, que no es fácil, que es de mucho esfuerzo y de disfrutar día a día lo que uno hace, y como le digo a mis muchachos, el día que dejen de ir a entrenar por quedarse en casa viendo televisión  es porque esto realmente no les apasiona, esto es un estilo de vida, algo único que vivimos nosotros los profesionales. Y solo queda desearles a los niños muchos éxitos, que se entrenen de la mejor manera, y tratar de aportar lo que más pueda para que cada día mejoren, eso es lo que nos deja tranquilos. Ver a los muchachos evolucionando es la felicidad más grande para uno, más que un resultado, más que un triunfo”, concluyó.

 

Daniel Felipe Otálora Rodríguez
Practicante Comunicación Social y Periodismo
Universidad Surcolombiana